mar 28

Cómo endulzo yo mi vida
estando en amargo mundo,
con todas las cosas diarias
que ocurren en lo profundo
de los seres del submundo?
Tomo el sabor de tu boca
de chocolate y caramelo
lo confundo con tu aliento,
es como me gusta y quiero
y saboreando el banquete,
como si fueran imagenes de amor,
con textura de tu lengua
sin apresurar mi gusto,
con toda calma y paciencia
cierro mis ojos y disfruto
lo degusto en mi conciencia.

Ramón Oviedo

mar 28

No pasaré a esa puerta
por calor que hay adentro
porque abrasa, porque quema
porque arde como infierno.

Algún calor que te abrasa
sin quemar tu anatomía,
carbón que ya no es brasa
que no quema, porque es fría.

Una flama que no alumbre
que no caliente y no queme,
será como un fuego inerte
que no importa si lo tienes.

No quiero la pira infierno
tampoco la soflama fría,
solo quisiera una llama
que pueda sentirla mía.

Ramón Oviedo

mar 28

Vamos apura,
dime lo que quieres
mucho antes que
termine la botella,

antes de iniciar
la nueva ronda
y antes que
se acaben mis poemas.

Te pido que me digas
lo que sientes, confiesa
como lo haces con el cura
si amerita gozaremos
la penitencia
y el pecado
lo cometeremos juntos.

Que no sea como
en días anteriores
inventemos si es preciso
cosas nuevas
cambiaremos el entorno
y la rutina
y el camino
si es preciso recorrerlo.

Demos los nuevos
rumbos al amor,
patenticemos
las nuevas posiciones,
ahoguemos
con mucho vino la razón
para evitar las propias
reclamaciones.

Ramón Oviedo

mar 11

Así es, contamos con una nueva cuenta de twitter.

Síguenos :)

mar 11

En tu suave piel mate, arena y sol,
brisa y primavera de  tu candidez,
picara mirada que evidencie amor
siempre hay incógnitas para responder,
no importa que truenen los cielos,
no importa que se oculte el sol
si tu siempre acallas mis ruegos
colmando mis ansias, llenando mi cuerpo
con inusitados retozos de amor.

Cómo permitir que tú te vayas
cuando apenas empiezan emociones,
disfrutemos los danzantes corazones,
vamos a compensar nuestros anhelos
con el ritmo alegre que entona la vida
que incita a vivirla con toda la fuerza
en cuerpo y en alma, en plena conciencia.

Ramón Oviedo

mar 11

Dulces sueños que dominan tus encantos,
cual madrina de historietas y de cuentos,
con sus pócimas y varitas encantadas
rompiendo la voluntad
de un ser deseado, al que  hechizan,
y lo duermen con ensueños,
que lo apartan de vivientes realidades,
situándolo de infrecuentes escenarios
con la pluma y el incontrolable deseo,
con el pensamiento voraz envuelto en el morbo,
matizado de urgentes y volubles apetencias,
con un tono ligero de desesperación y prisa.

Ver poema »

Página 1 de 1071234Final



Copyright 2009.