Amarte me fue fácil.

Amarte me fue fácil, sin esfuerzo alguno
porque pude entrar al mar del destino
navegar tus aguas en los blancos grumos
transitar de nuevo tu viejo camino.

Amarte fue hermoso, fue lindo, sabroso
tus besos mojados de mieles de arce
cálidos que  queman los labios que arden
por tomar tus ansias de volverme loco.

Amarte fue fácil, tus ojos me engañan
tus manos tan suaves, acariciadoras
me incitan amarte  tan pronto me tocas
y entonces me pierdo contigo soy nadie.

Ramón Oviedo

Derechos Reservados.-

ESCRIBE UN COMENTARIO