Como el sol del mediodía

Como brilla tu sol del mediodía
una mañana opaca no existiera
hasta el frío del invierno decidiera
ausentarse aduciendo su extravío.

Como aureola que rodea tu cabeza,
como rayos violáceos que reflejas,
como sentidos extras en tus sienes,
como ver un tercer ojo de tu frente.

Especial primavera hueles siempre
el perfume de las Diosas te rodea
nacaradas de perlas con tu vientre
en tu frente diadema de mil piedras.

Del Olimpo las Diosas se ausentaron
cuando llegaste aquella primavera
reina-diosa del parnaso te asignaron
cuando Zeus se posó sobre tus piernas.

Ramón Oviedo
©Derechos Reservados.-

ESCRIBE UN COMENTARIO