Déjame amarte sin reservas.

Déjame sentir las ansias de tu boca
aunque sea por un momento,
en el que dure mi sueño
aquel sueño que llega
cuando tu amor lo provoca,
en noches de tu extravío
o aquellos días de ensueño.

Déjame sacar el néctar de tu pasión
y beber las dulces mieles
de aquel amor encendido,
déjame tocar profundo tu corazón
para que puedas sentir
todo lo que no has sentido.

Déjate llevar por este amor
que nace a primera vista,
cuando mis ojos posaron
en tu figura sin prisa.

Cierra tus ojos y disfruta
de caricias imprevistas,
suelta riendas al amor
gocemos de sus delicias.

Ramón Oviedo
Derechos Reservados.

ESCRIBE UN COMENTARIO