Despertar

 

El atardecer se deshacía
en sonrisas otoñales y rosadas,
que inquietas volaban
como frágiles mariposas
hacia un mágico encuentro
con mi nocturna mirada,
que pensativa se perdía
en el infinito mar,
¡ tu ser sin calma!,
que aguardaba en silencio
el despertar de mi alma.

Artista Claudia Mercatante

ESCRIBE UN COMENTARIO