Esperando por ti

No paso un día más sin un abrazo
no puedo subsistir sin tus caricias
y puedo demostrarte mis albricias
cuando te tenga rodeada por mis brazos.

Los besos que resulten de este mimo
sabrosos como peras en conserva,
dejan en mi boca el sabor un vino
que ha salido de una gran reserva.

No tardes en proveerme tus abrazos,
no dejes de entregarme tus caricias,
no desistas de colmar con esos besos
a esta boca que te espera ya, con prisa.

Ramón Oviedo
Derechos Reservados

ESCRIBE UN COMENTARIO