Flores y espinas

Aunque agudas y dañinas
sientas que mucho molestan,
las puntas de las espinas
cuidan la flor y floresta.

Evitan por todos medios
los malos y depredadores,
toman al rosal sus flores
sin tomar su vida en serio.

Burlan a la naturaleza
que les brinda el colorido,
que les colma de belleza
y le agudiza sus sentidos.

Con sus aromas celestiales
al olfato premia siempre
impregnando el medio ambiente
de olores tan agradables.

Disfrutemos de las flores
sin arrancarles la vida
y plantemos los rosales
para que adornen las vías.

Ramón Oviedo
Derechos Reservados.-

Colaborador: Ramon Oviedo

ESCRIBE UN COMENTARIO