Mis pies descalzos.

No quiero mis pies descalzos
ni parásitos  en mi  vientre,
no quiero aguantar el hambre
aunque viva entre la gente.

Soy pequeño y no comprendo
de estas grandes injusticias
unos tienen en tazas de oro
otros viven entre inmundicias.

Pero tengo  una  esperanza,
la de aprender y educarme,
combatir  por mas justicia
para los que tienen hambre.

Quiero calzar los descalzos,
quiero vestir los encuero,
quiero dar comida al hambre,
quiero justicia, eso quiero.

Ramón Oviedo
Derechos Reservados

ESCRIBE UN COMENTARIO