Nuestro idilio

Lava la sábana amor mío
no dejemos huella alguna
que delate nuestro
encuentro furtivo;
Recuerda que somos almas
ajenas y nuestros corazones
unidos siempre no pueden
estar, ya sea por cuestiones
del destino o por malos
pasos que se dan en el camino.
Cielo mío, cubre con celofán
tus líquidos agridulces que
dejaste en la cama de ella,
pues no tarda en llegar,
no quiero problemas
que te hagan llorar.
Tú sabes que te amo
y mi sentir no tiene límites;
ten calma que nuestra
lucha debe continuar
para un día poder
juntos estar, contemplando
el brillo de nuestros ojos, divisando
las estrellas pasar, apreciando
el cielo infinito, como nuestro amor.
Paciencia vida mía, el tiempo
ha de llegar, el momento
que hemos esperando con
ansiedad, para nuestros
brazos poder entrelazar
mientras te llevo a la alcoba
dispuesta a amar y vivir
nuestro más bello idilio
para toda la eternidad.

Autor: Edwin Yanes

ESCRIBE UN COMENTARIO