Sombra

Caminas a mi senda atada,
pues sin ti ya no soy nada,
desde que te ame
por primera vez,
me sigues como fantasma,
y no hallo modo de escapar,
de huir,
termino atada a ti,
en cuerpo y alma,
de escapar no hallo forma,
¿pero cómo…?
¿Cómo hago?
para desprender de mi cuerpo tu sombra,
seria condenar mi demente calma.

Autora: Diana Garay

ESCRIBE UN COMENTARIO